¿Qué es el colecho?

Se denomina colecho a la práctica en la que los padres duermen con sus hijos en la misma cama o en la misma habitación. Hay familias colechadoras por convicción y otras por supervivencia. Las primeras buscan la obtención de determinados beneficios siguiendo pautas de la crianza con relación al apego, y sin fijar una fecha de finalización. Las segundas, por su parte, pasan por diversas combinaciones con el propósito de dar respuesta a las demandas de sus hijos con el objetivo de descansar todos todo lo posible.

Es habitual hablar de colecho cuando nos referimos a bebés, y sobre todo en periodo de lactancia, pero estamos menos familiarizados cuando se hablamos de colecho con menores de hasta 12 años.

El colecho con bebés presenta varios beneficios, así:

  • Reduce las interrupciones de sueño de la madre en la lactancia, ya que el bebé está cerca para poder responder a sus necesidades.
  • Fortalece el vínculo entre padres e hijos.
  • Favorece un mayor apego emocional entre padres e hijos.
  • Proporciona seguridad y consuelo a los niños durante el sueño.
  • Promueve el contacto piel con piel, lo que libera hormonas que fortalecen el vínculo afectivo y la estabilidad emocional.

Sin embargo, también puede producir ciertos inconvenientes sobre los que hay que mantenerse muy alerta:

  • Puede existir riesgo de asfixia y accidentes en los bebés, si no se toman las debidas precauciones.
  • El colecho prolongado puede dificultar el proceso de autonomía, ya que existe el riesgo de que el niño se muestre excesivamente dependiente de las figuras paternas para poder dormir. Por este motivo, es importante equilibrar la cercanía y el apego con la necesidad de fomentar la independencia.

Antes de tomar una decisión es importante preguntarse, ¿es el colecho adecuado para mí? La decisión de hacer colecho es personal y no existe una respuesta única y correcta, pues lo mejor para ti y tu familia puede ser diferente a lo que funciona para otras personas o familias. Y en este punto, es importante plantearse las siguientes consideraciones:

  • Tus preferencias y estilo de crianza. Por ejemplo, en el caso de que tu hijo sea un bebé, pregúntate si te sientes cómoda durmiendo con el bebé o por el contrario te preocupa su seguridad.
  • Las necesidades de tu bebé. ¿Es un bebé que se despierta a menudo o le cuesta conciliar el sueño?
  • Tu situación familiar. Cuál es la situación en ese momento, pues sí tienes pareja u otros hijos…, la decisión debe ser consensuada con todos ellos. Un aspecto también a tener en cuenta es la existencia de mascotas.
  • La edad del niño. Parece que es más adecuado para niños pequeños, ya que a medida que crecen es importante ir fomentando su independencia, autonomía y la capacidad de dormir solos.
  • Necesidades del niño. Los niños pasan por momentos de pesadillas, miedos y situaciones donde buscan la protección de las figuras de apego. Cada niño es diferente e incluso la mayoría suelen sentirse más cómodos durmiendo solos.
  • Fomentar la independencia. Independientemente de la decisión de realizar colecho, debemos animar al niño para que duerma solo, y así fomentar su independencia y autonomía. Es importante establecer límites claros en duración y reglas para el colecho, ya que esto facilitará reducir el hábito cuando lo creamos necesario, y reforzará los logros de independencia cuando duerma en su cama o habitación.

Y a modo de resumen final, lo importante de la práctica del colecho es que sintamos cómodos con él, minimicemos sus riesgos y que, aunque está demostrado que es una forma de fortalecer el vínculo afectivo con tus hijos, seas consciente de que existen otras maneras de construir un vínculo de apego seguro con tu hijo.

En Ohana Psicología contamos con un grupo de psicólogas expertas en población infanto-juvenil y orientamos a familias en estos temas así como en otros muchos temas relacionados con la crianza.

IGUALDAD DE GÉNERO

En coherencia con el valor asumido de la igualdad de género, todas las denominaciones que en este documento hacen referencia a personas y se efectúan en género masculino, cuando no hayan sido sustituido por términos genéricos, se entenderán hechas indistintamente en género femenino o masculino, según el género de la persona que los desempeñe.

En Ohana Psicología contamos con un grupo de psicólogas expertas en todo tipo de terapias y ofrecemos servicios de supervisión psicológica de psicólogos profesionales.

¿Te llamamos?
Déjanos tu teléfono y nos pondremos en contacto contigo en el menor tiempo posible
Próxima apertura en Septiembre

OHANA (Alameda de Osuna)

Calle La Rioja 15, 28042 Madrid

SPM-0155

623 02 11 93

www.ohanapsicologia.es

info@ohanapsicologia.es

Centro Sanitario

Abrir chat
Hola!
¿En que podemos ayudarte?