¿Qué factores influyen en nuestra Salud Mental?

¿Qué factores influyen en nuestra Salud Mental?

Hoy en este post os vamos a hablar sobre Qué factores influyen en nuestra Salud Mental.

Actualmente, y en consecuencia de la pandemia que hemos vivido y aún continuamos viviendo, el concepto de Salud Mental ha empezado a ocupar un lugar mucho más relevante en la vida de las personas, pero ¿a qué nos referimos exactamente cuando hablamos de ella?

La Salud Mental

La Salud Mental, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es un estado de bienestar físico, mental y social, y no solo la ausencia de enfermedad o dolencia. Ésta afecta a nuestra forma de pensar, así como a nuestra forma de sentir y actuar cuando nos enfrentamos a la vida en todas sus acepciones y contextos. Por ello, es fundamental cuidarla ya que tener una buena salud mental puede ayudarnos a gestionar mejor el estrés, las emociones, tener relaciones sanas con el resto de las personas, trabajar de manera productiva y por consiguiente alcanzar el estado bienestar deseado.

¿Qué factores influyen en nuestra Salud Mental?

¿Qué factores influyen en nuestra Salud Mental?  

factores que influyen en la salud mental de las personas

Son muy numerosos los estudios realizados que pretenden hallar respuestas exactas sobre cuáles son todos y cada uno de los factores que influyen en la salud mental de las personas, y en particular cual es la influencia exacta que cada uno de dichos factores ejerce sobre la misma. Pues bien, a pesar de que los resultados no pueden asegurar porcentajes concretos, sí que se puede afirmar que existen una serie de factores y circunstancias que influyen notablemente en la salud mental de las personas. De forma muy resumida podríamos nombrar en primer lugar los factores biológicos personales como la genética (que se valora en términos de antecedentes familiares) o la química del cerebro. Por otra parte, el aprendizaje que nos proporcionan nuestros referentes, así como las experiencias vitales personales, van a contribuir al estilo de vida y de afrontamiento que determinará el estado de salud mental de las personas.

Cuando estas influencias dificultan la adaptación y el desarrollo personal en las diferentes áreas vitales de las personas (familiar, social, laboral, académico…) en cuando en psicología decimos que aumenta la probabilidad de que aparezcan patologías como la depresión, la ansiedad, dificultades sociales, problemas para conciliar y mantener el sueño, una baja regulación emocional, problemas de identidad, desempleo, discriminación, y muchas otras más. En definitiva, todo lo que pasa a nuestro alrededor está en contacto con nuestra salud mental.

Además, se ha demostrado en numerosas investigaciones la influencia de la salud mental en la salud física en sus diferentes vías. 

De una parte, la salud mental puede influir en la salud física, ya que se sabe que accidentes cardiovasculares, bajadas de defensas, enfermedades cardiacas o problemas hormonales, entre otros, pueden verse influenciados cuando nos encontramos con un peor estado de salud mental. Además, la conducta supone un papel muy relevante a la hora de potenciar o no nuestra salud mental, aunque de esto hablaremos próximamente.

De otra parte, las personas que presentan problemas en la salud física son a su vez más propensas a tener problemas de salud mental como depresión, estrés o ansiedad.

¿Cómo podemos proteger y cuidar nuestra salud mental?

  • Autoconocimiento: Aprender a conocernos mejor e identificar qué necesidades tenemos. ¿Quién soy y quién quiero ser?
  • Motivación: Encontrar un camino, los denominados objetivos vitales que cursan con un gran número de objetivos más pequeños.
  • Autocontrol: Ser capaces de regular nuestra conducta. En otros términos: pensar antes de actuar para tener en mente las posibles consecuencias de nuestra conducta.
  • Gestión de mis emociones: Ser capaces de aceptar, identificar, comprender y regular nuestras emociones.
  • Habilidades sociales: Aprender a relacionarnos con el mundo y las personas que nos rodean.
  • Empatía: Es ir más allá de ponerse en el lugar del otro, es la capacidad de comprender la vida emocional de cualquier persona y toda su complejidad.
  • Solución de conflictos y toma de decisiones: Aprender a identificar el problema y las posibles soluciones que éste pueda tener.

¿Qué podemos hacer cuando detectamos que algo no va bien? 

Aunque pedir ayuda psicológica profesional sigue siendo un tema que a muchas personas les sigue costando aceptar y es algo de lo que les cuesta hablar, parece que actualmente se van desmontando viejos mitos de lo que supone ir al psicólogo y por consiguiente cada día más personas deciden hacerse cargo de su salud mental y buscar esa ayuda profesional.

En una sociedad que nos manda mensajes continuos de cómo debemos ser (redes, anuncios, películas, series, carteles publicitarios…) hace que, sin ni siquiera darnos cuenta, las personas nos construyamos en base a lo que en psicología llamamos modelos sociales (ser perfectos y no cometer fallos, ser ambiciosas pero no descuidar nunca a los demás, ser generosos de un modo incondicional, la familia es lo primero y es incondicional…), modelos de género (cómo se supone que se deben comportar las hombres y como se supone que se deben comportar las mujeres), modelos de amor (es lo más importante en la vida de las personas, hay que luchar por él, querer de verdad supone tolerar y aceptar a mi pareja en todo) y por último los modelos familiares (nuestras familias potencian todo lo anterior como parte de esta sociedad que son).

Estos modelos no contemplan la individualidad de cada uno de nosotros, ni lo que necesitamos, ni nuestros valores más internos. Por ello, la ayuda psicológica sirve para aprender y reflexionar sobre todo lo anterior y tomar decisiones que vayan encaminados a sentirnos bien y a gusto con quienes somos. Por ello, desde Ohana Psicología queremos seguir avanzando en estos términos y para ello queremos dar un mensaje muy claro:

Sin salud mental no hay salud y cada uno es el dueño de la suya.

IGUALDAD DE GÉNERO:

En coherencia con el valor asumido de la igualdad de género, todas las denominaciones que en este documento hacen referencia a personas y se efectúan en género masculino, cuando no hayan sido sustituido por términos genéricos, se entenderán hechas indistintamente en género femenino o masculino, según el género de la persona que los desempeñe.

 

Beatriz García

Psicóloga Sanitaria

Ohana Centro de Psicología y Atención Psicoeducativa

www.ohanapsicologia.es

Deja una respuesta